Desafíos para un nuevo año

Cuando se termina un año generalmente agradecemos por las cosas que pasaron por nuestras manos y lo que pudimos construir con ellas; pedimos perdón por el tiempo perdido, por las malas decisiones, por las palabras inútiles, los amores desperdiciados; por las obras vacías y el trabajo mal hecho. Generalmente postergamos nuestros propósitos y con el paso de los días anhelamos un nuevo año, ya que descubrimos que en este y en otros pasados no se alcanzó lo que proyectamos.

Un mito de la antigua cultura mediterránea nos habla sobre el rejuvenecimiento de las águilas. De tiempo en tiempo, el águila, como la fénix egipcia, se renueva totalmente. Vuela cada vez más alto hasta llegar cerca del sol. Entonces las plumas se encienden y toda ella comienza a arder. Cuando llega a este punto, se precipita desde el cielo y se lanza cual flecha en las aguas frías del lago. A través de esta experiencia de fuego y agua, la vieja águila rejuvenece totalmente. Vuelve a tener plumas nuevas, garras afiladas, ojos penetrantes y el vigor de la juventud.

¿Qué significa concretamente rejuvenecer como águila? Significa hacer morir todo lo viejo que hay en nosotros para que lo nuevo pueda irrumpir y ser integrado. Lo viejo en nosotros son los hábitos y las actitudes que no nos engrandecen: falta de solidaridad, desinterés por el bien común, deseo de tener razón y ventaja en todo, la falta de respeto hacia la naturaleza.

Rejuvenecer como águila significa también desprenderse de cosas que en su día fueron buenas y de ideas que fueron luminosas pero que lentamente fueron quedando superadas e incapaces de inspirar el camino de la vida. Rejuvenecer como águila significa tener coraje para volver a empezar y estar siempre abierto a escuchar, a aprender y a revisar.

Cualquier momento es bueno para comenzar y ninguno es tan terrible para claudicar. No olvides que la causa de Tu presente es Tu pasado, así como la causa de Tu futuro será Tu presente.

Como te ves el próximo 31 de diciembre de 2016. ¿Con la misma evaluación del año anterior, donde no lograste todo lo que soñabas? O ¿no pudiste cambiar y rejuvenecer como el águila desprendiéndote de todo aquello que te impedía ser feliz? ¿Como identificar las herramientas que necesitamos para enfrentar los desafíos del 2016?

 

Padre Pacho

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *