“Microorganismos letales”

16 mayo, 2020 Por Milenio
Padre Pacho

Los microorganismos, son los organismos vivientes mas pequeños del planeta. Se les clasifica como virus, bacterias y hongos; su tamaño tan pequeño facilita su reproducción rápida y resistencia a altas o bajas temperaturas, 

muchos permanecen dormidos hasta que las condiciones les permitan reproducirse. El virus necesita un huésped vivo para poder sobrevivir y reproducirse; es un agente infeccioso intracelular. Los mas comunes son la gripe, la influenza, la polio, el herpes, la rabia, el Sida y el, corona. Las bacterias son organismos procariotas, ya que no tienen núcleo verdadero, no todas causan enfermedades y muchas de ellas protegen el organismo contra otras infecciones, como por ejemplo las que viven en los tejidos internos de la piel, que permiten que este órgano se regenere con regularidad. El gran avance de la ciencia se logro en el siglo XIX, cuando se logró identificar que algunos microorganismos, podían ser combatidos con otro tipo de microbios, apareciendo en gran descubrimiento del antibiótico.   

En los años 80 tomó fuerza un virus, uno entre millones que existen: el SIDA que probablemente saltó de una especie animal a la humana, lo que afirma que no es nuevo, siempre ha estado aquí en el planeta; ha matado a más de 35 millones de personas. Hoy hemos aprendido a convivir con el VIH, no necesariamente por una cuarentena en las relaciones, sino con los cuidados en relaciones estables, quien no lo hace, queda por supuesto mas expuesto, y en riesgo no solo de adquirirlo, sino de morir. El coronavirus hasta el momento ha matado a 306.000, nuestra gran pregunta es: ¿La mejor manera de combatirlo es escondiéndonos en cuarentena preventiva obligatoria o reforzando nuestro sistema inmune?

Se ha hecho creer que el coronavirus es una enfermedad nueva. El ser humano ha convivido siempre con todos los virus y bacterias y el organismo en su proceso evolutivo ha aprendido a desarrollar un sistema inmunológico, para convivir con ellos. Se nos ha querido formar en aquella premisa que la mejor defensa contra un virus es evitándolo; que la mejor protección contra el coronavirus es estando dentro de una burbuja de vidrio.

Es nuestro sistema inmunológico el que nos ha permitido sobrevivir en un planeta, donde los virus y bacterias nos llevan miles de millones de años y no una simple mascarilla o un gel de alcohol o un jabón líquido; no hay mejor antivirus que un sistema inmunológico fuerte y robustecido. El lavarse compulsivamente y tener miedo de las propias manos, no puede convertirse en la nueva normalidad.

Algunos piensan que, si se desinfectan los zapatos, se soluciona el problema. Los virus están en todas partes, los microbios son omnipresentes, no es posible esterilizar el universo. La mejor manera de ganar una pandemia es permaneciendo con buena salud. Alguien decía que un lavaplatos tiene quinientas mil bacterias por pulgada, un cepillo de dientes tiene heces fecales, las almohadas tienen 350 mil colonias bacterianas.

Los virus no solo penetran por la vía respiratoria, por ello el uso de la mascarilla no es la panacea, fuera de ello, produce hipoxia cerebral difusa, ya que al respirar nuevamente el aire exhalado se convierte en dióxido de carbono, creando mareos y si su uso, va acompañado con desplazamientos provoca malestar, perdida de reflejos, por que descompensa la glucosa, subiendo el ácido láctico. La recomendación del uso del, tapa bocas es si se tiene a alguien cercano, de lo contrario no es conveniente utilizarlo.

Los expertos invitan a salir de casa, no a quedarse encerrados, muchos piensan que la guerra se gana quedándose en casa indefinidamente; hoy muchos científicos piensan que hay que aprender a convivir con la enfermedad. Cuando éramos niños nos dejaban tener contacto con la tierra, y hasta comerla, ello nos permitió adquirir muchas de las defensas que nos dieron inmunidad.

La razón de la vida no es otra que vivir, cuantas veces nos hemos encontrado con virus y seguimos vivos, porque el organismo ha aprendido a cubrirse de ellos, y no hay nada mejor para el sistema inmunológico que salir de casa, recibir aire fresco, vitamina C, sudar un poco, correr. El deporte es fundamental, los hábitos en la alimentación, un buen descanso, cero estrés. 

Existe un microorganismo que es letal en este momento llamado “la hambruna”. Es claro que una persona con buenos recursos económicos, puede quedarse en casa muchos meses sin trabajar, pero quien no posee los recursos para su subsistencia, no lo puede hacer. Y es casi una inmoralidad llevarlos a una muerte económica, bajo el pretexto que se les quiere salvar de una inminente pandemia. El modelo de la cuarentena ya se esta quebrando en muchos países especialmente en los más pobres. En Colombia el 40% de la población trabajan en el sector informal, son muchos cuyo trabajo es por el pan del día. Fortalezcamos los sistemas preventivos en la salud pública, como la mejor cuarentena contra cualquier virus que amenace nuestra supervivencia.