“Los campos magnéticos del astro rey”

Los cambios climáticos, ¿Provienen del bióxido de carbono producido por la quema de combustibles fósiles como petróleo, gas y carbón, generando en la atmosfera un efecto invernadero? O ¿Es el sol quien ha aumentado la intensidad de su campo magnético, en las últimas décadas del siglo XX?

Muchos consideran al ser humano como directo comprometido, del cambio climático, y no tenemos duda de ello, pero, hoy muchos estudiosos, discuten de otro directo responsable, nuestro astro rey, quien ha acompañado todas las reconstrucciones climáticas de la historia de la tierra.

El CO2 es tan solo una pequeña parte de la atmosfera de la tierra, sus cambios se miden en décimas por millón, y su porcentaje es tan solo 0,054% entre todos los gases emitidos en el planeta. Según los modelos climáticos, los gases invernadero, retienen el calor en la troposfera terrestre a unos 12 kilómetros de la superficie, las temperaturas aquí, deberían ser más altas; sin embargo los científicos observan que se calienta más la superficie que la atmosfera, y eso rompe los esquemas. Si la superficie se calienta, la atmosfera debería calentarse aún más de prisa, pero el aumento de la temperatura en esa zona no es muy significativo y no corresponde a lo que los modelos climáticos presentan. Esto llevaría a pensar que el calentamiento no se deba a los gases producidos por el CO2, colocando al hombre no responsable directo del calentamiento, por no existir mayor calor en la troposfera que en nuestra superficie.

Si el CO2 no determina el clima, ¿Quién lo hace? No es el bióxido de carbono el que produce el calentamiento, es el calentamiento quien aumenta los niveles de bióxido de carbono, y todo porque el océano produce 80 gigatoneladas de CO2 cada año, frente a las 7 gigatoneladas que emitimos los humanos, por lo que es el sol quien calienta el océano elevando la temperatura.

El sol con el 99% de la materia del sistema solar, se convierte con sus manchas solares en un campo magnético, determinando los cambios climáticos en nuestro planeta azul; bombardeando con explosiones, avalancha de gases y un eterno viento solar, nuestros cambios atmosféricos, y un aumento ostensible de nuestra temperatura. El clima de nuestro planeta, seguirá condicionado por los comportamientos del único cuerpo celeste que emite luz propia en nuestro sistema, el sol. No es un momento apocalíptico, pero si traerá grandes cambios a nuestro planeta y todos sus habitantes.

Padre pacho

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *