Ética periodística

La Corte Constitucional advierte que la libertad de expresión no respalda las expresiones que inciten violencia en contra de un individuo o un grupo de personas. Nuestra Constitución establece esta libertad de expresión como un derecho que tienen las personas para difundir su pensamiento, opiniones, informaciones e ideas a través de diferentes medios, pero al mismo tiempo determina que esa información tiene sus límites cuando esta falta al respeto, cuando ofende el fuero interno del otro o sus convicciones más profundas.

Dentro del ejercicio de la comunicación, me pregunto si, ¿La ética periodística depende de la persona o del hecho en sí mismo; cubre toda una población o solo a quienes pertenecen a una institución determinada? Me pregunto ¿Si la ética periodística debe ser objetiva o depende del sujeto; debe respetar la individualidad o solo al servidor público?

¿Hablar de libertad de expresión supone tolerancia ilimitada, inmune a cualquier restricción, por parte del tercer poder? ¿Restricción sin límites donde todo vale, incluso faltar al respeto y ofender con obsesión a quienes opinan, o tienen otros criterios? ¿Qué hacer cuando no hay transparencia y veracidad en la información, ofrecida a unos usuarios y consumidores poco críticos, con unos contenidos falseados, con sesgos, donde se resalta el morbo, se incentiva la violencia y se banaliza la vida social?¿Qué hacer en un contexto como el que vivimos hoy, frente a algunos medios de comunicación amarillistas y sensacionalistas?

En algunos sectores se mira al comunicador con cierto recelo, como un enemigo al que hay que tener como amigo; se le mira con prevención por sentirse algunos, como dioses y jueces dueños de la información. Para algunos es un oficio temerario y lucrativo, donde la información es el arma para extorsionar a quienes no están dispuestos a ofrecer dadivas. Una información en algunos casos, poco objetiva, que no presenta la verdad, donde se busca el galardón del propio ego y un rating que en últimas es lo que mueve esta gran empresa de la comunicación.

Nuestra Iglesia no ha sido ajena a una información soterrada y mal intencionada, donde se busca un bum de una noticia amarillista y sesgada, como la emisión de “Séptimo Día” en la serie “Secretos bajo Sotanas” donde no hubo una investigación seria y objetiva. Una institución que como no tiene servidores públicos, que coloquen un precedente, queda en desventaja ante el tercer poder.

Padre pacho

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *