Don sagrado

¿Es el fenómeno del niño, el cambio climático, o un nuevo modelo económico, por la flexibilidad en la normatividad ambiental, lo que nos ha llevado a sufrir hoy, un desabastecimiento de agua en más de trecientos municipios de nuestro territorio nacional?  ¿El agua es fuente de vida o fuente de lucro? ¿Es un bien natural, vital, común e insustituible o un bien económico para ser tratado como recurso hídrico y cotizado en las bolsas de mercado?

El agua existe desde hace ya 500 millones de años; el 97,5% de las aguas de los mares y de los océanos son saladas. Solamente el 2,5% son dulces. Pero 2/3 de esas aguas dulces se encuentra en los casquetes polares y glaciares y en la cumbre de las montañas (68,9%); casi todo lo restante (29,9%) son aguas subterráneas. Queda un 0,9% en los pantanos y apenas un 0,3% en los ríos y lagos. De este 0,3%, el 70% se destina a la irrigación en la agricultura, el 20% a la industria y queda apenas el 10% de este 0,3% para uso humano y para dar de beber a los animales.

En el planeta hay cerca de 1.360 millones de km cúbicos de agua. El problema es que se encuentra desigualmente distribuida: el 60% en solamente 9 países, mientras otros 80 se enfrentan a la escasez. Poco menos de mil millones de personas consumen el 86% del agua existente mientras que para 1,4 miles de millones es insuficiente (en 2020 serán tres mil millones) y para dos mil millones no está tratada, lo que genera el 85% de las enfermedades según la OMS. Se presume que en el 2032 cerca de 5 mil millones de personas estarán afectadas por la escasez de agua.

Siempre hemos escuchado que Colombia es uno de los países con mayor riqueza hídrica en el mundo. Nuestra oferta de agua superficial está por encima del promedio mundial y 3 veces del promedio latinoamericano. Nuestro potencial de aguas subterráneas representa el 74%, por encima del promedio mundial. Una gran riqueza hídrica pero una evidente desigualdad en la relación del agua con los habitantes, donde el 66% de la población vive en la región andina que cuenta con el 13% del agua disponible, mientras el 66% del agua está disponible en el Orinoco y el Amazonas que solo tiene el 13% de la población colombiana. ¿Qué hacer?

Padre pacho

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *